Imprimir

Consumo responsable es un concepto que defiende que los seres humanos deben cambiar sus hábitos de consumo ajustándolos a sus necesidades reales y a las del planeta, y escogiendo opciones que favorezcan el medio ambiente y la igualdad social.

Vivimos en una sociedad que favorece el consumismo. Nos hemos acostumbrado a usar y tirar. La publicidad nos bombardea con anuncios cuyo objetivo es hacernos engranajes de un sistema que reduce a las personas al papel de consumidores sumisos.

 

Algunos de los puntos a tener en cuenta en el consumo responsable son:

# Considerar el impacto ambiental de los productos que compramos, valorando los procesos de producción, transporte, distribución, consumo y residuos que deja el producto.
# Determinar la huella ecológica que determinados estilos de vida y consumismo producen.
# Determinar empresas, productos y servicios, que respeten el medio ambiente y los derechos humanos.
# Asegurar la calidad de lo comprado.

Consejos para un consumo responsable

La organización Ecologistas en Acción ha publicado una serie de consejos para un consumo responsable en fiestas y celebraciones; los mismos son:

1. Antes de comprar algo, reflexiona detenidamente si realmente se necesita comprarlo o si solo te estás guiando por la publicidad.

2. Si te decides a comprar algo, averigua muy bien de qué materia prima se fabrica, en que forma su proceso de manufacturación impacta al medio ambiente y si genera algún daño o Injusticia social.

3. También considera qué impacto al medio ambiente tiene el uso de lo que piensas comprar.

4. Cada vez que compres algo, debes pensar en los residuos y la basura que genera.

5. Evita los productos de “usar y tirar”, si no son estrictamente necesarios.

6. Rechaza las bolsas de plástico que dan en supermercados y comercios, si puedes lleva tus propias bolsas de tela, de papel o de cartón.

7. Compra el contenido y no el envase. Muchas veces se paga más por los envoltorios que se tiran directamente a la basura que por el contenido.

8. Recicla antes que comprar, muchas de las cosas que están para tirar pueden volver a utilizarse de otras maneras y formas, usa tu imaginación.

9. Evita las latas y los productos muy envasados. Las fiambreras y los tarros de cristal son una forma más ecológica que guardar los alimentos en plástico y aluminio.

10. Preferir productos con envases retornables o reutilizables.

Fuente: www.vivosano.org